Nace en Francia, el 21 de febrero de 1903  y es bautizada Ángela Anaïs Juana Antolina Rosa Edelmira Nin Culmell.

Hija de Joaquín Nin, compositor – pianista de origen cubano- español y de Rosa Culmell cantante de origen francés-danés.

Vivió en Cuba y a sus 11 años su padre se fue de la casa. Ella comenzó a escribirle las cartas que luego se transformarían en su Diario.

Más tarde con su madre y sus hermanos se traslada a Nueva York.

Fue católica durante su infancia y adolescencia y asistió a varias escuelas religiosas donde aprendió el nuevo idioma y mostró su capacidad para la escritura. A los dieciséis años dejó los estudios, trabajó como modelo y tomó clases de danza española.

A los veinte años se casó con el banquero Hugh Guile, viajó a París y conoció el mundo bohemio. Aquí su Sol en conjunción con Júpiter ambos en Piscis comenzó a vibrar con toda su intensidad.

Anais_nin

Se interesó por la obra de D. H. Lawrence que había recibido una crítica feroz al publicar El amante de Lady Chatterly. Anais se identificó con ese estilo tan diferente de las corrientes estéticas y morales de esos tiempos y escribió un ensayo sobre el mismo. La obra contribuyó a la revalorización del autor.

Su relación con estas corrientes tan disruptivas para la época refleja su costado uraniano. Su Luna natal en Capricornio está en conjunción con Urano y su Casa V en el signo de Acuario.

A los veintiocho años conoció al escritor Henry Miller con quien inició una relación. Mas tarde conoció a su mujer June y conformó un triangulo amoroso. Esta y otras tantas y singulares relaciones amorosas dan cuenta de su Ascendente en Libra y cuyo regente Venus también se encuentra en Piscis. Esta influencia transpersonal hizo que se interesara por el psicoanálisis. Fue paciente y amante de René Allendy y Otto Rank.

También tomó contacto con la alquimia, la astrología, el misticismo, el arte, la literatura surrealista y el cine. Todos intereses piscianos.

A los treinta años se encontró en París con su padre idolatrado y odiado. Se refugiaron en un pequeño hotel y mantuvieron una relación incestuosa.

Dijo Wendy Guerra, novelista cubana: «Joaquín Nin era cubano hasta la médula. Era cautivador, bohemio y culto. Tuvo numerosas amantes entre sus alumnas y admiradoras. Anaïs pasó toda su vida buscándolo, influida y perseguida por ese patrón masculino que la hechizaba».

Frente al posible estallido de la guerra se traslada con su marido a Nueva York.

A los cincuenta y dos años, se casa con Ruper Pole, sin divorciarse de su primer marido. Este acepta esta y otras relaciones de su esposa. Este actor se transformó en su agente literario.

Sus Diarios le dieron toda la fama en los años 60. El resto de sus escritos considerados “escandalosos” salieron originalmente, de su propia y casera imprenta.

Falleció el 14 de enero de 1977, cuando estaba llegando a sus 74 años y las últimas palabras de su Diario suenan a despedida: “Tal vez exista un mundo del que yo fui exiliada. Tal vez la música sea la expresión de ese mundo mejor. Voy a morir rodeada de música, en la música, con la música”.