Cuando me puse a buscar personalidades acuarianas para ejemplificar con sus vidas las diferentes formas que toma esta energía, me encontré con Oprah Winfrey.

Ni bien dibujé su carta Natal surgieron asociaciones muy particulares para este momento tan singular del mundo y de USA.

Oprah Winfrey – 29 de enero de 1954 (4:30 a.m.)

Su Carta y la de su país comparten Ascendente y Medio Cielo pero tal vez lo más significativo es que esta mujer negra, militante antirracista y miembro del movimiento Me too, influye con su energía en áreas vitales de la Carta de Usa: su Urano hace conjunción al Sol y a Mercurio de su país, coloca su Saturno en la Casa XI (la comunidad), y su Sol, Venus y Mercurio acuarianos caen en la Casa II, el área de los valores concretos del país.

A tal punto llegó su influencia que estuvo a punto de postularse a la presidencia en estas últimas elecciones.

Es interesante su discurso al recibir el premio Globos de Oro 2018.

Los primeros datos que encontré sobre ella fueron: presentadora de televisión, actriz, productora, filántropa y empresaria.

Más adelante aparecieron: nacida en uno de los estados más racistas, hija de madre soltera y muy pobre, violada en el seno familiar, embarazada a los 14 años (perdió el bebé en un parto prematuro), y el detalle muy significativo de ser buena oradora desde pequeña. Esto que le valió el título de «predicadora» en la iglesia, mostraba que por encima de ese oscuro escenario ya se perfilaba la energía de su Ascendente Sagitario y de su Sol, Venus y Mercurio en Acuario.

Como sucede en estos casos, la información biográfica es a veces muy contradictoria, lo cual no debería llamar la atención en la vida de una acuariana. Hay quienes afirman que frente a los medios ella armó un personaje para sensibilizar al público. Recuerdo ahora que Coco Channel, leonina, ubicada en el polo opuesto del eje, había hecho lo mismo.

Más allá de todo, lo importante es que estas mujeres, provenientes de situaciones de vida muy complejas, pudieron ser exitosas en los caminos que se trazaron.

Oprah vivió alternadamente con su madre y su padre, Vernon Winfrey, barbero de profesión, que con su exigencia logró convertirla en una excelente estudiante. Este padre “exigente y muy conservador” seguramente encarnó la energía de su Saturno en Escorpio en su Casa X y la preparó para salir al mundo.

La llegada a la radio, por casualidad, le permitió descubrir su verdadera vocación con la palabra, lo cual se iría afianzando al sumarle su estilo personal, sensible y abierto. Con estos ingredientes y el arduo trabajo sostenido por años, conquistó su audiencia y el éxito que la llevó a la fama.

Debemos aclarar que esa “casualidad” no fue más que la manifestación de la forma que empezaba a tomar su Aire, el Elemento dominante en su Carta Natal. A este rasgo se sumaban su Casa II en Acuario, un signo de Aire y donde se encuentran su Sol, Venus y especialmente Mercurio, el planeta de la palabra y la comunicación.

Esta Casa II, que representa el área donde tenemos la oportunidad de “materializar nuestro talento”, y en este caso tan concurrida, también estaba indicando que por esa vía, la aérea, ella iba a lograr un importante éxito financiero.

A sus 32 años realizaba, con su propia producción, el show que se repetía en 120 canales y que veían 10 millones de personas. La recaudación por anuncios le permitió recibir ese año 30 millones de dólares netos.

El dinero, que según Forbes la posiciona en la mujer de color más rica del siglo XX, fue destinado a financiar sus proyectos. Fundó Harpo, su  propia productora con la cual realizaría radio, revistas, películas, estudios de producción audiovisual y en el 2011, su propio canal de televisión: OW Network. En el medio lanzó el “Club del libro” donde muchos autores desconocidos pasaron a ser best sellers, fue co-autora de cinco libros y fundó Oxygen, una compañía dedicada al público femenino.

Toda esta actividad filantrópica se ve reflejada en su Carta por varios elementos: su Luna en Sagitario, que define personalidades generosas, está ubicada a la vez en su Casa XII, el ámbito de la empatía y el servicio. Este rasgo se acentúa con la posición de Neptuno en la Casa X siendo, a la vez, el vértice de la T Cuadrada que forma con Urano y su conjunción Nodo Norte-Quirón. Estos últimos se encuentran en el eje Cáncer-Capricornio que, entre otros rasgos, definen las actividades de cuidado y protección de los mas necesitados.

Tal vez su proyecto más querido ha sido la escuela de liderazgo para jóvenes mujeres que abrió en Sudáfrica. En sus palabras, una escuela “para mujeres que se parecen a mí, que vienen de contextos humildes como el mío, que no tienen los medios pero sí las capacidades”.

Este proyecto derivó de sus 36 viajes a ese país y de su relación con Nelson Mandela con quien compartió en familia una Navidad y 10 días que pasó invitada en su hogar .“Fue lo más maravilloso que me ha pasado en mi vida”.

Gracias a su actividad por los derechos de los niños surgió la «Ley Oprah» que ordenó la creación de una base de datos de abusadores. Fundó la Family for Better Lives para ayudar a las familias de bajos recursos y el Oprah’s Angel Network de socorro para las víctimas del huracán Katrina.

En su ámbito familiar desde 1982 está en pareja con Stedman Graham, un ejecutivo de relaciones públicas, en lo que ellos llaman una “unión espiritual”. Otro rasgo acuariano.

Hace pocos años se enteró que tenía una medio-hermana que había sido dada en adopción. “Fue una de las mayores sorpresas de mi vida”.

Su paradigma de entregar su vida a los demás, considerando esto como la única vía para construir un mundo mejor, define la visión de lo acuariano y la comunidad en toda su magnitud.

Algunas otras ideas suyas lo refuerzan:

Lo que aprendí a una edad muy temprana era que yo era responsable de mi vida.

Lo que mejor sé hacer es estar en el aquí y en el ahora.

Mi carril está haciendo que la conciencia de la gente evolucione.

Fui criada para creer que la excelencia es la mejor forma de disuadir al racismo y al sexismo. Y así es como funciona mi vida.

Intenta eso que no puedes hacer. Fracasa. Vuelve a intentarlo. Mejora la segunda vez. Las únicas personas que nunca tropiezan son aquellas que no se atreven a más. Este es tu momento: tómalo.

La integridad verdadera consiste en hacer lo correcto, aun sabiendo que nadie sabrá si lo hiciste o no.

Sabes que estas en el camino al éxito cuando harías tu trabajo sin cobrar un centavo.

Siento que la suerte ocurre cuando la preparación se cruza con la oportunidad.

Lo único bueno del éxito a nivel económico es que te confiere la habilidad de poder concentrarte en las cosas que realmente importan. Y ello significa marcar la diferencia no solo en tu propia vida sino sobre todo en la de los demás.