«Las viejas formas están quebrantadas, el mundo endurecido se ha relajado, el viejo espíritu humano ha sido derribado y se encuentra en plena transformación. Flotamos en el espacio y no conocemos aún el nuevo orden. Los que vivimos ahora no lo conoceremos. Nuestra obra puede consistir solamente en preparar la unidad futura de un armónico tiempo posterior».

                                          Walter Gropius, arquitecto – 1919.

Hay personas que parecen marcadas por el destino para vivir y producir grandes transformaciones a lo largo de sus vidas.

Como arquitecta me interesó la de Walter Gropius como persona, como arquitecto, como maestro y sobre todo como fundador de la Bauhaus, la escuela de artes y oficios que en solo 14 años de existencia revolucionó las formas del diseño y la arquitectura en el mundo.

Gropius nació el 18 de mayo 1883 en Berlín, Alemania. Como veterano de la 1ª Guerra fue condecorado por pasar cuatro días y cuatro noches sin dormir para avanzar por la trinchera francesa; un mortero le explotó a solo 15 centímetros y fue uno de los 80, entre los 3.000 soldados de su regimiento, que volvió con vida. El terror no lo abandonaría nunca, pero seguramente su Sol en conjunción con Saturno y Plutón le dio ese perfil de superviviente en permanente búsqueda y reinvención.

Fue el tercero de los cuatro hijos de un arquitecto y consejero municipal de obras públicas. Su familia pertenecía a la alta burguesía ilustrada y tenía una tradición de reconocidos arquitectos. Gropius comenzó a cursar la carrera pero abandonó por fracasar reiteradamente en la asignatura de dibujo. ¿Un importante arquitecto que no sabe dibujar? Sí, seguramente una de las paradojas de su Mercurio en Casa XI… Pero eso no le impidió comenzar muy joven a diseñar y construir los primeros edificios para parientes y conocidos y terminar siendo socio de uno de los más importantes estudios de arquitectura de Estados Unidos.

Al igual que a todos los de su generación, en su Carta Natal, Saturno y Plutón formaban una conjunción en Tauro. lo que «auguraba» entre otras cosas, transitar trasformaciones entre la vida y la muerte. Promediando sus 30 años, la nueva conjunción de estos dos planetas, ahora en el signo de Géminis, «auguraba» entre otras cosas, «guerra entre hermanos». Ese nuevo ciclo que tuvo vigencia desde 1914 hasta 1947, marcó el final de la La Belle Époque, la desaparición del 30 % de la población europea a manos de la gripe española y el primer contacto con el «fratricidio» en la Guerra Civil Española, que luego siguió con las dos guerras mundiales.

Terminada la 1ª Guerra a sus 36 años, el perfil inquieto de Gropius lo llevó a fundar lo que sería la mítica Escuela Bauhaus para «volver a imaginar el mundo material y unificar todas las artes». El proyecto incluía nuevas formas didácticas, constructivas y de convivencia.

La educación artística fue concebida como una tarea colectiva que debía abrirse a la industria para llevar al mundo cotidiano un diseño funcional, económico y estético. Allí se diseñaban desde utensilios de cocina y menaje hasta viviendas, pasando por sillas, lámparas, mesas, alfombras, juguetes, etc. Aparecieron las nuevas disciplinas del diseño industrial y gráfico.

La nueva Escuela se desarrollaba en forma de comunidad. Unos 1400 jóvenes estudiantes convivían con los profesores en una unión de personalidades divergentes que llevó a una riqueza de nuevos conceptos y, por supuesto, de muchas confrontaciones.

La preocupación de Gropius como director era que «la Forma debía seguir a la función», lo cual rompía con los usos y costumbres del «diseño» de la época en donde los objetos tenían valor por lo decorativo y no su funcionalidad. Aquí unos ejemplos de los utensilios cotidianos de la época y el nuevo diseño que proponían los diseñadores en la escuela:

La participación de las mujeres en la escuela era tan numerosa como novedosa para la época.

En enero de 1933, cuando Adolf Hitler se convirtió en canciller de Alemania, la escuela fue acusada de pro-judía y socialista y la Gestapo irrumpió en ella clausurándola y arrestando a 32 estudiantes.

Manifiesto y programa de la Bauhaus. http://onlybook.es/blog/1350-2/

Salvando las distancias, a mí en estos momentos, como arquitecta y astróloga, también me preocupan las nuevas formas acuarianas que debemos construir. Pienso que estamos en condiciones de diseñar nuevas formas. Formas sustentables y creativas para relacionarnos entre nosotros y con nuestro planeta, para operar con la materia, con la Naturaleza, con los alimentos, con el dinero, etc.

Como las cuestiones más sentidas en este momento son el uso del espacio y del tiempo diseñe un Taller AstroFormas para reconocer estos cambios, reflexionar sobre su incidencia, hacer algunas prácticas que nos permitan mirar la situación desde otras ópticas y, en base a la Carta Natal de cada participante, ver la oportunidad que le ofrece su Saturno.

Conoce Astroformas en un solo encuentro!

Próximo Taller Express: sábado 7 de noviembre, 15 a 18 horas.

Encuentro vía Zoom.
Cupo limitado.
Valor $ 1200 ARS.

Promo 2×1 válida hasta el miércoles 4 de noviembre.

Para más info, completa el formulario de contacto aquí abajo y me comunicaré a la brevedad.

Más info del Taller